Compre en la e-Tienda

Encuentra un Distribuidor

El Color de las Perlas PDF Imprimir Correo electrónico

El color es uno de los atributos más subjetivos de la perla, y a veces es el más difícil de explicar o describir. Esto se debe a que la iluminación, el color del fondo, e incluso diferencias personales, pueden afectar el color o -más bien- la forma en que el color se aprecia. Las perlas son gemas orgánicas, producto de un organismo vivo y debido a esto presentan diferencias significativas que son debidas a la genética de las poblaciones de ostras o mejillones, asi como diferencias debidas al medio ambiente en el que viven estos moluscos. Así pues, una "Madreperla de Labios Plateados" (Pinctada maxima) producirá perlas en colores blanco, plata y gris claro, mientras que una "Madreperla de Labios Negros" (P. margaritifera) producirá perlas grises y negras principalmente. Una "Concha Nácar" (Pteria sterna) con su increíblemente colorida concha podrá producir tanto perlas blancas como negras, pero será mucho más usual encontrar perlas grises, verdes, moradas, doradas, verdes, azules, violetas y rojas.

Ostras Perleras

Ahora bien, el color de las perlas naturales -debido a lo expuesto con anterioridad- era variado, pero principalmente cargado hacia los colores claros ya que la mayoría de las especies de ostras y mejillones productores de perlas poseen conchas de colores claros y producen perlas con características similares a su concha. En el "Viejo Mundo" y en "Oriente" las perlas eran en su mayoría blancas, pero el Golfo Pérsico produjo perlas de colores más obscuros (grises) que fueron consideradas dentro de las más valiosas del mundo. Las perlas "negras" fueron descubiertas primero en México y posteriormente en el centenar de islas y atolones del Pacífico Sur y fueron un gran éxito, ya que las personas buscaban variedad y belleza.

Uno de los colores más populares es el "blanco", ya que la mayoría de las personas consideran que las perlas son o debieran ser blancas. Nada más erróneo que esto: el consumidor fue simplemente "acostumbrado" a adquirir perla blanca -ya que las perlas cultivadas se originaron en Japón, donde se producen perlas de tonos claros-, pero antes de este importante evento la gente adquiría perlas de todos los colores disponibles: blancas, grises, negras, rosáceos, verdes, doradas, etc.

Las perlas de colores naturales (como las producidas en México, Fiji y Polinesia Francesa) se pueden distinguir fácilmente de las perlas teñidas artificialmente con una simple inspección visual: si la perla posee un color demasiado intenso y de apariencia artificial (como el "verde limón" o el "rojo arándano") es más que probable que se trate de una perla teñida. Otra forma de inspeccionar a la perla por su color natural es con la ayuda de una lupa de 10 aumentos: las perlas de color natural presentan una hermosa e intensa coloración de violeta-verde en su superficie, mientras que las perlas de color artificial no presentan este efecto, tienen siempre un color uniforme y que parece estar debajo del nácar (de hecho lo está). Además, al inspeccionar la perforación de la perla, se puede apreciar la deposición de tinte entre el núcleo y la capa de nácar.

Con la variedad actual de colores naturales y sobretonos (oriente) en las perlas, un sólo color no resulta suficiente para la gente moderna. Afortunadamente, nunca antes en la historia de la humanidad había existido tal variedad de perlas con colores naturales. El color de las perlas se puede escoger en base al color de la piel, vestimenta e incluso el estado emocional de la persona. Ya no existe la necesidad de limitarse al blanco y negro. Además, las perlas de color natural incluso "cambian" su coloración con la diferente luz ambiental, por lo que son capaces de evocar diferentes emociones y sentimientos en otras personas.

Perlas del Mar de Cortez - Color 100% Natural

<<Anterior

Siguiente>>


 

Historia de las Perlas

Guia de Variedades de Perlas

Visita Virtual a la Granja

Guía de Calidad en Perlas