Compre en la e-Tienda

Encuentra un Distribuidor

La Perla de Cultivo PDF Imprimir Correo electrónico

Las perlas cultivadas o de cultivo se forman gracias al esfuerzo combinado del Hombre y del Molusco. A diferencia de las perlas naturales, la perla de cultivo posee un "centro" hecho de concha de nácar. Una perla natural usualmente posee un diminuto centro de materia orgánica (los restos del gusano o parásito).

Las primeras perlas de cultivo fueron producidas en China en el siglo X d.C. Estas "perlas" consistían en pequeñas imágenes en plomo de Buda, las cuales se pegaban dentro de las conchas de mejillones perlíferos, y con el tiempo estas figuras eran recubiertas con nácar. Sin embargo, estas eran tan sólo un tipo de "perla ampolla" o media perla. Harían falta varios siglos para que se diera el paso definitivo para la formación de la verdadera perla de cultivo.

En la actualidad, las perlas de cultivo se producen en granjas donde las ostras o mejillones (en el caso de las perlas de río) perlíferos también son cultivadas. En la mayoría de los casos dichas ostras son cultivadas desde pequeñas (como se hace en México y Filipinas) o son obtenidas del medio natural (como en Australia y algunas granjas de Polinesia), pero en ambos casos existe la necesidad de inducir artificialmente a que la ostra produzca una perla, aprovechándose de la habilidad natural del molusco para formar perlas. El procedimiento involucra una operación conocida como implante o injerto, cuya base científica fue descubierta -a fines del siglo XIX- por el biólogo australiano William Saville Kent, y fueron sus descubrimientos los que utilizaron los japoneses para llevarlos a la práctica de manera comercial.

El cultivo comercial de perlas de cultivo tuvo su origen en Japón en la década de 1920 (en México se producían perlas naturales, pero de ostras cultivadas en granja desde 1893) y esta tecnología se diseminó por la cuenca asiática del Oceáno Pacífico (pero bajo estricto dominio de los Japoneses) entre los años de 1955 y 1977. Quienes deseaban cultivar perlas debían de acudir a los japoneses para todos los aspectos de la perlicultura: producción, acuacultivo y comercialización. Hasta muy recientemente (década de 1990) se logró la "independencia" tecnológica y de mercado de las perlas, aunque en México se tuvo cuidado de comenzar con tecnología y mercado propio y 100% independiente del monopolio japonés.

Grandes Hombres de la Perla

<<Anterior

Siguiente>>


 

Historia de las Perlas

Guia de Variedades de Perlas

Visita Virtual a la Granja

Guía de Calidad en Perlas