El Proceso

Cultivar Perlas del Mar de Cortez® es una actividad apasionante, aún así, requiere de enorme paciencia ya que el ciclo de cultivo puede tomar hasta cuatro años. Los invitamos a ver nuestro video que resume todo el proceso en diez minutos.

El cultivo de perlas en Guaymas da inicio cuando las larvas de las ostras perleras están buscando un lugar definitivo para vivir. Estas larvas se encuentran presentes por millones y se encuentran a punto de sufrir una metamorfosis que las convertirá en juveniles que comenzaran a secretar sus conchas. A estos juveniles se les llama “semilla” y son colectados con ayuda de bolsas cebolleras.

Los juveniles tienen conchas que al ser nuevas resultan frágiles por lo que son presa fácil de cualquier pez. La sobrevivencia en el medio natural es muy pobre, pero en el cultivo se les ofrece protección en esta etapa en que son tan vulnerables, la red perlera con su malla tan cerrada las protege de sus predadores naturales.

Cuando las ostras tienen seis meses de edad dejan de ser juveniles y se pasan a las redes linterna, redes de monofilamento con una malla amplia que permite un mejor flujo de agua. Esta agua les trae el oxígeno y el plancton que necesitan para desarrollarse.

A los dos años de edad, las ostras están listas para ser implantadas, se les hace una operación para que produzcan perlas de cultivo de dos tipos: la perla Mabe que es la que sale pegada a la concha y la perla de cultivo que sale de distinta forma como esférica, gota, barril, botón y barroca. Debido a que esta perla crece dentro del cuerpo de ostra no está pegada a la concha y por no estar pegada le llamamos perla Libre.

La operación que requiere de mayor pericia es la que se realiza para obtener las perlas libres. En un lapso de 30 segundos es necesario realizar una incisión con un bisturí, hacer un túnel, insertar un núcleo esférico e injertar un pedazo del tejido que hace el nácar junto al núcleo.

Para producir la perla tipo Mabe un núcleo hemisférico es implantado debajo del manto, el cual es, precisamente, el tejido que produce el nácar. La importancia de estas perlas es que siendo más grandes tiende a ser más evidente la variación en el color que se presenta con el juego de luz.

En la etapa de formación de la perla las ostras se colocan en redes zapateras, redes que tienen espacios individuales para cada ostra de modo que nada obstruya el flujo de agua para que obtengan todo el alimento que necesitan.

Pteria sterna es una especie que no vive muchos años por lo que sólo se cosecha una perla en cada individuo. Y las perlas resultantes son de muy diferentes entre si, salen de distintos colores, formas y tamaños. Cada una de ellas es especial y única.

Un collar de perlas es el perfecto producto final de una producción de perlas de alta calidad, en Perlas del Mar de Cortez la producción es limitada y apenas se elaboran cinco collares de perlas al año. Estos collares están formados por un promedio de 43 perlas cada uno y su selección es un trabajo riguroso. Los collares se muestran, conforme van quedando disponibles, en el siguiente enlace: Collares de Perlas del Mar de Cortez.

Un “Collar de Colección” de Perlas del Mar de Cortez es una joya única y sumamente rara. En general, los collares de Perlas del Mar de Cortez® se distinguen por su alta calidad y variedad de colores, además del reflejo rojo-rosa bajo luz UV. Pero solo una pequeña fracción de las perlas de cada cosecha tiene el nivel requerido para poder formar parte de un “Collar de Colección”, esa es la razón por la que no todos los años ha sido posible presentar uno de estos collares especiales. La primera cosecha comercial fue el año 2000 y, hasta el momento, solo existen catorce collares de este nivel.

A continuación, un video con parte del proceso de armado de un collar: retomando desde los cuatro años de cultivo necesarios para llegar a la cosecha vemos luego la selección de las perlas. Hay que considerar que para lograr la armonía que se admira en el producto final es fundamental trabajar la simetría en color, lustre y oriente. Tras la perforación, las perlas serán anudadas con hilo de seda y rematadas con un broche de metal precioso.

Cultivo

El renacimiento de la industria perlera a través del cultivo.